Máscaras y títeres: Sorprendiendo desde siempre

Las máscaras se utilizan desde que los primeros pobladores de la Tierra, concretamente los cazadores y hechiceros, invocaban a los espíritus de los animales que deseaban batir con el fin de sentirse más próximos a ellos. Se ataviaban con pieles y se colocaban una máscara sobre el rostro que simulaba la cabeza de la ansiada presa.

Posteriormente, en la Antigua Grecia, la máscara era uno de los ejes principales de las obras teatrales, tanto trágicas como cómicas.

Ya en el siglo XVI se volvieron a utilizar con el origen de la Commedia dell’Arte, cuyos protagonistas como el alegre Arlequín, el miserable Pantalone, el temeroso Cappitano o el charlatán Dottore, usaban máscaras caricaturescas y recargadas.

Actualmente son muy populares las máscaras y antifaces que, durante los mundialmente conocidos carnavales de Venecia dan vida a sus calles otorgando todo el protagonismo al encanto de la transformación y la diversión.

En cuanto al teatro de títeres, se extendió su uso a nivel mundial comenzando a ser representado en China desde tiempos inmemoriales, siendo corriente posteriormente en la India, Egipto, Grecia y Roma; generando una gran expansión en Italia desde la Edad Media y pasando de ahí a España, Francia, Portugal, Alemania, Inglaterra, etc.

De hecho fue en un mausoleo egipcio donde ya el arqueólogo francés Gayet Jelwis dio con una pequeña figura de la diosa Isis articulada con hilos.

Los títeres pueden ser de tres tipos: De guantes o guiñoles, de hilos y marionetas y de sombras (manos o siluetas sujetadas con varillas).

Aunque existe una variedad japonesa denominada bunraku y que consiste en que un actor vestido de negro maneje una marioneta casi de su tamaño.

Fuentes: Muyhistoria.es, Diccionario Enciclopédico Espasa, libro “Máscaras y antifaces”, de Mª del Pilar Amaya, Ed.: Parramón.

Si quieres que tus hijos desarrollen su imaginación haciendo sus propias máscaras y títeres, haz que no se pierdan mi próximo taller en Espacio Arte.

Elena Sierra. Máscaras y títeres. Cartel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *